domingo, 14 de octubre de 2018

Alivio contra la ferocidad (o Acerca de este libro)



En tiempos de ferocidad es imperativo contar con cercanías que pongan a raya el egoísmo y la hipocresía. Juntarse, arremolinarse, apalabrar a los quedan, buscar alivio silencioso en los abrazos, y apretar los dientes —*los de arriba contra los de abajo*— a la espera de otros tiempos.

Por eso este libro. Textos urgentes para desconfiar de los buenos modales que arrasan derechos. Palabras que decidieron juntarse para susurrar lo que queda de un colectivo abandonado, entre el batir de alas de los cuervos en la oscuridad.
Sabiendo que todo pasa. Incluso esta ferocidad.


Textos incluidos
Lo que queda
El colectivo abandonado
El cartel de la calle
La bocina del tren
Aleteos en la oscuridad
Cita contra la desmemoria
El Maxi
Parque Central
Frío, mucho frío
Libros en los escalones
Alivio contra la ferocidad I
Alivio contra la ferocidad II
Alivio contra la ferocidad III
Septiembre demorado I
Septiembre demorado II
Aproximaciones al mar I
Aproximaciones al mar II
El remanso
Los abrazos
Apalabrar y juntar

El libro es de descarga gratuita y el único requisito opcional es que te suscribas por correo electrónico a Con letra propia. ¿Cómo? A la derecha y debajo de uno de los textos de este libro escribí tu dirección en “Seguir por email” (revisá tu carpeta de Spam, por las dudas).
Recibirás un correo de Feedburner y deberás activar el enlace de suscripción.

Cómo descargar “Alivio contra la ferocidad”

Los archivos están en Mega. No necesitás cuenta ni instalar nada para descargarlo, solo esperar unos segundos y se habilitará la opción de descarga directa.

 Si querés el libro en pliegos, listo para imprimir y leer: https://bit.ly/2CqpxNt

O también en pdf, aquí: https://bit.ly/2BypPQE

O por último en ereader, para leer en tu tableta o lector de libros electrónico: https://bit.ly/2Cq85bE


(*) Me fui pensando, también, pensando que acaso entender nuestra tragedia es como el viento que cruza Comala: una sensación, un temor, un espanto, una suma de corajes y de muertes imprecisas. Me di cuenta de que yo también me mordía los dientes con fuerza. Los de arriba contra los de abajo. Como siempre pasa.
(Giardinelli, Mempo, “Que solos se quedan los muertos”).

Post Relacionados

7 comentarios:

  1. enhorabuena Horacio!!
    muchos éxitos
    ten una semana preciosa
    muakkk

    ResponderEliminar
  2. No he escrito ningún libro y no creo que lo haga ya...
    Te felicito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me pongo feliz, y siento orgullo, cada vez que sé de un nuevo libro tuyo.
    Y éste, por los dos textos que leí, me parece "devorable".

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  4. Un hallazgo tu blog, Horacio... Me quedaré por aquí, con tu permiso.

    De nuevo, gracias por tu visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, y gracias por los enlaces.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por los comentarios. Pasen y lleven.

    ResponderEliminar
  7. me lo llevo.
    igual no prometo urgencia.
    va a juntarse con otros cincuenta o sesenta a esperar los vaivenes del azar y la curiosidad.
    abrazo

    ResponderEliminar