martes, 8 de enero de 2019

Dos mil diecinueve



Y el dos mil diecinueve llegó sin palabras, replegadas por salutaciones de compromiso y fórmulas vacías, como si la mejor bandera fuera el silencio.

Recorro diversos blogs. Veo que seguimos escribiendo y manteniendo espacios, más allá de otras redes sociales que escupen diatribas, denuncias, odio y vigilancia.

El silencio es casi total, profanado por los pájaros que se desperezan, como la mañana y la gata que empezó su paseo, para verificar que todo está como corresponde y desaparecer de mi vista. Ya cumplió su objetivo  —no sea cosa de que duerma mucho y se olvide de mi sustento—  (¿se dirá?) al acercarse a mi oído con su ronroneo.



“Este año el jo jo se los debo”, lanzó alguna vez el humorista Tute.

“Acá no se rinde nadie”, leo.

Un poeta rescata la belleza de la palabra aleatorio. Pienso en sus astillas, pensarla como ruptura a un discurso reproducido a diario y que crea un sentido al sinsentido.

Y entremedio un teclado castigado por mis dedos, con teclas sueltas y que exige un reemplazo, confabulando palabras, semillas al azar que alguna vez rendirán sus frutos. O no, pero sentarse y escribir.

Imagen: Pixabay





Post Relacionados

8 comentarios:

  1. El silencio es eso que nunca nadie podrá callar, amigo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estuve a Punto de escribir "impecable"; luego me di cuenta que que el adjetivo correcto quizás debiera ser un poco más rudo, uno que refleje cómo nos atraviesan tus letras, colmadas de la fuerza necesaria para desordenarnos y hacernos tambalear. Brindo por la denuncia que resiste, por el grito que no calla y que se pronuncia es sus tonos más exquisitos. Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Y es así tal cual.
    (Silencio)
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta lo que dice Carlos Perrotti de que el silencio es eso que nunca nadie podrá callar. Cuánta razón tiene!! Y es que por algo incomodan esos silencios que intentamos llenar de palabras vacías, con tal de no quedarnos a solas con nuestros monstruos.

    Desde el año pasado sin leerte! Ya te echaba de menos

    Feliz 2019

    Un beso grande

    ResponderEliminar
  5. 2019... seguimos escribiendo, no sé si mejor o peor, pero ahí estamos, infatigables...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ya apenas utilizo otras redes sociales que no sea el blog, es lo que dices...me cansa el postureo, las criticas, el cotilleo y el ruido en general...
    Aquí encuentro tanta calma (y tanto silencio)...
    Saludos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  7. Escribir y escribir, aunque se guarde para darle forma o no.
    Y en cuanto a las redes sociales, hay de todo, pero en algunas, el odio es insoportable.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Seguimos escribiendo en mi caso es como comer mi diario alimento
    escribo
    creo
    Bonito texto
    me has encantado

    ResponderEliminar